Turning great ideas into healthier communities

Blogs

Estrategias Prometedores para Reducir la Obesidad en la Comunidad Latina

April 17, 2013 | Carolyn Newbergh, traducido por Alina Madrid

Los índices de obesidad y sobrepeso en la comunidad latina son altos – impresionantemente altos en el caso de niños, desde la infancia a la adolescencia, poniéndolos en un mayor riesgo de sufrir enfermedades crónicas y muerte prematura en su edad adulta, así como de cambios emocionales tales como baja autoestima, depresión, y bullying, como explicó un profesor de la UCLA en un foro web nacional del Public Health Institute (PHI) con más de 540 participantes.

Por ese motivo que es crucial para la comunidad latina unirse para enfrentar las iniquidades subyacentes sociales, económicas y de entorno que contribuyen a los altos índices de obesidad y amenazan la salud y el futuro de la siguiente generación de latinos, afirmaron los ponentes del foro.

Y, agregaron los ponentes del foro, varias comunidades latinas están haciendo justamente eso, poniendo el ejemplo de cómo mejorar las condiciones de salud y prevenir la obesidad – incluso una cuyos esfuerzos lograron que el índice de masa corporal de los estudiantes bajara 8.79% en un distrito escolar de California del Sur.

Es de primordial importancia involucrar a la comunidad en la prevención, porque la obesidad “roba a los latinos su salud, productividad, y sus vidas”, afirmó el moderador del foro George Flores, MD, MPH, director de programa de salud comunitaria de The California Endowment.

El foro web “Por Qué es Importante la Obesidad para la Comunidad Latina” fue el primero de su tipo en transmitir simultáneamente su programa en la red tanto inglés como en español, para informar al público hispanoparlante sobre un importante tema de salud. Siendo el primero en una serie de dos partes, el foro deriva de los seminarios web de PHI del año pasado, que estaban conectados con el documental transmitido por televisión a nivel nacional, “El Peso de la Nación”, acerca de la crisis de obesidad en los Estados Unidos. .

El Sobrepeso Comienza Temprano

Michael A. Rodriguez, MD, MPH, un profesor de la Escuela de Medicina David Geffen de la UCLA, presentó un panorama sombrío: El sobrepeso es más común para niños latinos desde recién nacidos hasta los dos años, que para niños caucásicos no hispanos, afirmó (véase en la gráfica arriba a la derecha, la comparación de ambos grupos de población).

Es más, la obesidad ha sido mayor en niños latinos de entre 12 y 19 años que en otros grupos poblacionales, durante más de dos décadas, dijo. Del 2003 al 2006, por ejemplo, el 22.1% de los adolescentes mexicano-americanos eran obesos, en tanto que el 17.3 % de los caucásicos no hispanos y el 18.5 de negros no hispanos eran obesos, dijo, citando datos de las Encuestas de Evaluación de Nutrición y Salud Nacional (NHANES). En contraste, el 14.1% de varones adolescentes mexicano-americanos eran obesos entre los años 1988 y 1994.

Es claro el porqué de la preocupación: Los niños con sobrepeso y obesidad son más propensos a convertirse en adultos con sobrepeso y obesidad, con problemas serios de salud como diabetes y sus muchas complicaciones, cardiopatía, algunos tipos de cáncer, y una vida más corta, afirmó. Los niños obesos con frecuencia padecen baja autoestima, una imagen corporal negativa, y depresión, además de sufrir discriminación social en la forma de ser estigmatizados o sujetos de bullying y de estereotipos negativos.

Por Qué los Latinos Corren un Mayor Riesgo

Las comunidades latinas son fuertemente afectadas por condiciones que contribuyen a la obesidad, afirmaron los ponentes del foro. Los ingresos, educación, desempleo, condiciones de vivienda y entorno urbano contribuyen de manera profunda en si los individuos consumen alimentos nutritivos y si tienen opciones para realizar actividad física en donde residen. Muchas de estas comunidades carecen de espacios seguros para la actividad física o tiendas de abarrotes con surtido completo, en cambio, niños hambrientos compran en tiendas de conveniencia o licorerías y encuentran papitas, papitas, y más papitas tentándolos en los mostradores.

“Es ilógico esperar que la gente cambie su conducta fácilmente cuando tantas fuerzas en el entorno social, cultural y físico conspiran en contra de dicho cambio”, afirmó Rodríguez.

Soluciones Efectivas Dirigidas por Miembros de la Comunidad Empoderados

Pero los apasionantes esfuerzos de diversas comunidades latinas están demostrando cómo las comunidades pueden transformarse en lugares más sanos al incidir a favor de políticas eficaces referentes a la nutrición y actividad física, cambios en los sistemas y en las colonias, dijo Flores.

Ponentes del California Center for Public Health Advocacy (CCPHA) y el Central California Regional Obesity Prevention Program (CCROPP) de PHI hablaron de su exitoso trabajo para involucrar y empoderar a residentes locales para que identificaran los problemas de salud de sus comunidades, adquirieran habilidad de liderazgo y buscaran cambios en sus entornos, tales como iniciativas para una mayor educación en nutrición y actividad física en las escuelas, y calles seguras; para prevenir y reducir la obesidad.

Por ejemplo, en Baldwin Park, People on the Move (POTM), un programa de Comunidades Activas que se Alimentan Bien dirigido por CCPHA, trabajó con el distrito escolar local para dar a la educación física y la actividad física mayor prioridad. ¿El resultado? Cuatro años más tarde, el índice de masa corporal en los niños de 5o, 7o, y 9o grados bajó un 8.79% en Baldwin Park, un poblado al este del centro de Los Ángeles.

POTM también sostuvo encuentros con comercios locales para que quitaran las sodas, dulces, papitas y cervezas del frente de las tiendas, incrementaran la disponibilidad de frutas y vegetales y colocaran su logo “Selección Saludable” en los alimentos saludables para que llamaran la atención. El grupo desarrolló una “política de calles completas” para fomentar que el diseño de vías fuera compatible con el ciclismo, para caminar, y el uso de transportes públicos, y no únicamente para conducir vehículos. Siendo la política más integral en su tipo cuando fue adoptada, recibió reconocimiento a nivel nacional.

Los residentes de Central Valley capacitados por CCROP han logrado que haya más productos agrícolas locales en las tiendas, que las escuelas retiren los alimentos no saludables, que se lleven a cabo días de caminar a clases, y mucho más. “El verdadero éxito es la historia detrás de las historias”, afirmó Genoveva Islas-Hooker, MPH; directora regional de CCROP en Fresno. “Hemos estado trabajando... para crear la capacidad de liderazgo en residentes muy marginados y explotados, y ayudarles a elevar sus voces”, dijo. Los residentes están dando el ejemplo de “cómo ponerte de pie y lograr un cambio en tu comunidad”.

La Comunidad Latina Quiere Ser Parte de la Solución

Una encuesta reciente solicitada por The California Endowment confirma el hallazgo de CCROPP y CCPHA – que los latinos apoyan (83% de los encuestados) la idea de que sus propias comunidades deben participar en los trabajos de prevención de la obesidad, afirmó Flores. 63% de los latinos encuestados dijeron que se debe dar mayor atención a la obesidad en su comunidad, y el 74% piensan que la colonia o vecindario en que vive un niño “importa mucho” en cuanto a si el niño será sano y podrá ser físicamente activo y tomar alimentos saludables, dijo.

“Se necesita a toda una comunidad para criar a los niños para que no estén rodeados de riesgos a su salud, riesgos para su seguridad, y riesgo de ser inducidos a ingerir alimentos no saludables”, dijo Flores. Como lo muestra la encuesta, los latinos reconocen que “La comunidad entera debe ayudarse, necesita cuidarse unos a otros y asegurarse de contar con lugares saludables para criar a sus hijos”.

 

 

Photo by Tim Wagner for Partnership for the Public’s Health.